¡Ay Nanita! La Catrina

Autor: Aideé Granados


Crecí con este dicho: “Vive tu día, como si fuera el último de tu vida”. Me gustó. Lo puse en práctica muy seguido. Hasta que un día me topé cara a cara con la muerte, con La Calaca, con La Catrina.


Ese encuentro me aterró mucho. Recuerdo que tuve tortícolis por mucho tiempo. A mis 36 años, me habían diagnosticado un cáncer de mama, de los raros y en estado avanzado.