Conoce a Carmen: ¡Ejemplo de cambios positivos!

¡Hola!, Mi nombre es María del Carmen León Gámez, tengo 42 años, soy originaria de Dolores Hidalgo, Guanajuato, México, a los 27 años conocí a mi esposo y hoy estoy por cumplir 14 años de vivir en Estados Unidos.


ROSAesROJO llegó a mi vida a través de un grupo de Mexicanas, y desde la primera vez que escuché de esta organización quedé impactada con todo lo que hacían, y a pesar de que ya me habían invitado a formar parte de uno de los talleres, por algún motivo nunca pude asistir; sin embargo ROSAesROJO se quedó grabado en mi mente, y supe que algún día formaría parte de sus programas.

Un día, mi cuerpo me estaba alertando de que algo no estaba tan bien, noté algo raro en uno de mis senos, y rápidamente decidí hacer una cita con el doctor. Al llegar ahí mi doctora notó algo extraño en ambos senos, y me ordenaron hacer una mamografía. Días previos a este estudio, los nervios me estaban colapsando y necesitaba desesperadamente alguien en quien apoyarme; fue entonces cuando decidí contactar a ROSAesROJO, y por un momento empecé a sentir alivio y a calmar los nervios. Afortunadamente el hallazgo en los resultados fue benigno, pero por obvias razones tendría que hacerme chequeos médicos más frecuentes.


Después de un tiempo, realice un viaje a México, a mi ciudad de origen, y estando allá decidí hacerme una revisión con mi ginecólogo; nuevamente mi cuerpo había arrojado una alerta y en esta ocasión me encontraron un tumor en uno de mis ovarios. Inició nuevamente la intranquilidad de que algo no resultará bien, después de muchos estudios; mi ginecólogo optó que lo más conveniente sería realizarme una cirugía para remover el ovario donde se encontraba este tumor. Al término de esta operación los resultados de patología salieron negativos a cáncer, y nuevamente la paz y tranquilidad regresó a mí.


Pasaron varios meses de recuperación, y cuando por fin regresaba al trabajo, llegó la pandemia a traer consigo muchos cambios, y uno de esos fue mi tercer embarazo a mis 41 años. Me contactaron de ROSAesROJO para invitarme a “El Camino Rojo”, y sin pensarlo mucho y sabiendo que lo necesitaba dije que ¡sí!


Hoy en día, sigo creyendo que mi bebé es un “bebé ROJO”, porque conocer y formar parte de ROSAesROJO me ha impactado de muchas formas y llegó justo en el momento en que esperaba a mi bebé. Creo que soy una de esas mujeres afortunadas que a pesar de dos sustos con mi salud y relacionados con el cáncer, todo salió negativo.


Ahora gracias a ROSAesROJO sigo aprendiendo día con día sobre PREVENCIÓN, y puedo aplicar estos conocimientos en el cuidado y alimentación de mi bebé y familia en general. ROSAesROJO es muy especial para mí porque me han acompañado en todo este proceso y no me han soltado. Me di cuenta que necesitaba cuidarme, y que prevenir enfermedades es posible.

Definitivamente ROSAesROJO fue el parteaguas para aprender y hacer cambios, puedo decir que al día de hoy mi alimentación ha cambiado drásticamente. Me enseñaron a comer, y a quitar de mi alacena todos esos ingredientes que no me hacían bien. Hacer estos cambios de la mano de esta gran comunidad, ha sido una experiencia muy linda porque siempre me hacen sentir valorada y apapachada.

Estoy muy contenta porque mis familiares y amigos han notado cambios positivos y amor por la vida. Gracias a esto puedo compartir lo aprendido e inspirar a mis seres queridos a hacer cambios positivos en sus vidas. Agradezco por las enseñanzas, el apoyo, y el acompañamiento. Seguiré preparándome para tener una vida saludable y resiliente.