Conoce a Ericka: Ejemplo de Cambio

Mi nombre es Ericka Ventura, tengo 42 años, y me crié en el estado de Veracruz. Vine a Estados Unidos a ayudar a mi hermana con su primer hijo…¡Y ahora yo tengo más hijos aquí que ella! Fui mamá soltera con mi primer bebé, y luego conocí a mi esposo. Ahora soy mamá de tres.

El reto de salud que más ha estado presente en mi vida ha sido el de la ansiedad. De hecho estaba batallando con mi salud mental cuando me integré por primera vez a El Camino Rojo. Conocí de ROSAesROJO porque mis compañeras del grupo de Bachman Lake Together y el Community Action Network. Recuerdo que dos o tres meses antes de entrar, había sufrido mi primer ataque de pánico. Estaba muy asustada. A medida que fui avanzando en el programa de El Camino Rojo, me di cuenta de que mi alimentación tenía mucho que ver con mi bienestar. Me di cuenta que mi salud mental estaba proporcionalmente relacionada con mi alimentación. Honestamente yo no sabía nada sobre como llevar una alimentación sana y nutritiva. Al principio fue difícil darme cuenta de que lo que uno cree que es “saludable” no siempre lo es. Descubrí y aprendí cosas maravillosas sobre la nutrición, el ejercicio y la salud mental.

Creo que de las cosas que más me cambiaron la vida fueron las respiraciones que aprendimos a hacer. Al día de hoy estoy diagnosticada con ansiedad, y estas respiraciones además de acompañarme diariamente, me funcionan para mantenerme calmada y sana. Mis respiraciones han sido clave en este proceso. Otra cosa que ahora veo con otros ojos son mis idas al supermercado. Gracias a ROSAesROJO ahora leo las etiquetas nutrimentales, y trato de comprar solo productos orgánicos (o al menos los que se encuentren en la docena sucia). Ahora me interesa mucho más saber lo que ingreso a mi cuerpo y al de mi familia. Hoy, tomo decisiones conscientes y veo la vida con otros lentes.

La primera persona con la que empecé a compartir lo aprendido en El Camino Rojo fue con mi hermana, y hoy siento una responsabilidad muy grande de compartirlo con mi comunidad. Cada que ROSAesROJO visitaba el centro del que yo era parte, veíamos como mas y mas gente cambiaba su estilo de vida, y eso me llenaba el corazón. He notado que cuando nuestros esposos e hijos se involucran en este camino al bienestar, todo se hace mucho más fácil. Hoy, no solo tengo una mejor alimentación, salud mental y física, si no que tengo una familia y una comunidad en quien apoyarme.

A veces el cambio es difícil, pero ROSAesROJO hizo que realizáramos estos cambios poco a poco y tomándonos nuestro tiempo. Esto me trajo grandes beneficios, ya que a pesar de que tomé el taller hace más de dos años, aún tengo muy presente todo lo que aprendimos. Invito a todos a que se animen a participar en este programa, ¡Te cambiará la vida!



Ericka, SuperViviente