Conoce a Lenia: Ejemplo de cambio positivo

Mi nombre es Lenia, tengo 43 años, soy de Honduras y mamá de cuatro. Me vine a vivir a los Estados Unidos siguiendo a mi esposo.


Conocí a ROSAesROJO gracias al socio comunitario Buckner. Yo estaba tomando unas clases con ellos, y ahí me presentaron los programas de ROSAesROJO. Ya había escuchado de mujeres que habían tomado El Camino Rojo, y conocer sus testimonios hicieron que me animara a integrarme.


Uno de los retos más grandes que existen en mi vida es el cuidar la salud de mis hijos, sobre todo cuando no están comiendo en casa. En “El Camino Rojo” aprendí herramientas que ahora implemento para alimentar a mis hijos sanamente. Existen muchos alimentos procesados que no suman a la salud de mi familia. para mis hijos, Ha sido gracias a ROSAesROJO que he aprendido técnicas para enseñarles a entender porqué es importante elegir bien a la hora de comer.


Yo ya contaba con cierta información de salud; sin embargo, adentrarme en ROSAesROJO me permitió darme cuenta de lo mucho que me faltaba por aprender, y de lo crucial que es la prevención de enfermedades para no sufrir en el futuro. A veces con tanta información es difícil saber en quién confiar, y el que ROSAesROJO cuide mucho de dónde proviene la información que enseña en sus talleres y mentorías, me deja muy tranquila. Ahora sé leer las etiquetas de los alimentos e identificar si son buenos para mi. ¡Ir a la tienda con mis hijos se ha vuelto muy divertido! Mientras hago las compras, ellos juegan a leer las etiquetas nutrimentales e identificar si nos ayuda o puede perjudicar. Desde que mi familia está en la misma sintonía, cuidar nuestra salud es mucho mas fácil.


Hoy puedo decir que tengo la información correcta para cuidar a mi familia. Y por eso tengo como misión compartir todo lo que aprendí con la mayor cantidad de personas que se pueda. He empezado por mi familia y continuado con mis amigos y conocidos. Quiero que la gente me vea bien y saludable, para que así se inspiren a hacer un cambio. No ha sido fácil, pero no me he rendido. Quiero poder enseñarle a quienes me rodean, cómo realmente nuestra alimentación es impactada, para bien o para mal, por nuestras propias decisiones. Si yo pude romper mis hábitos de mala alimentación, ¡cualquiera puede!


Para finalizar quiero invitar a tod@s a involucrarse en ROSAesROJO. Los programas que ofrecen realmente te cambian la vida, y sobre todo te proporcionan información completa y digerible para mejorar tu alimentación, tu salud mental y física. El Camino Rojo es un programa muy completo que te cambia la perspectiva. ¡No se van a arrepentir de participar en él!