Conoce a Yesenia: ¡Ejemplo de Decisión!

Adaptación de la entrevista: Sara Santiago


Mi nombre es Yesenia Martinez, tengo 37 años, soy de San Luis Potosí, México. Como la mayoría de nuestra gente, mi plan era venir a los Estados Unidos solo por un tiempo, pero luego cuando nació mi hijo, el regresar se complicó. Las cosas en México se empezaron a poner cada vez más difíciles y peligrosas, así que por el bien de mi familia, mi esposo y yo tomamos la decisión de quedarnos aquí.


Al nacer mi hijo sentí que vivía diariamente en una rutina interminable. A pesar de que tuve dos abortos espontáneos, cuando por fin tuve a mi bebé sufrí de depresión post-parto. Toda mi familia me decía que disfrutara a mi bebé; sin embargo, yo no podía dejar de pensar en negativo. Hasta que mi bebé tuvo año y medio de edad, fue que pude empezar a disfrutar a mi familia nuevamente.


Un reto muy grande que tuve que enfrentar fue el aceptar que ahora vivía lejos de mi gente y mi país. Por mucho tiempo no pude aceptar mi realidad. Me aferraba a mi vida en México.


Y todo comenzó a cambiar cuando conocí ROSAesROJO. En Caridades Católicas - Centro Comunitario Cardinal Farrell tuve el gusto de aprender sobre esta organización.


Semanalmente en Caridades Católicas, organizaciones o grupos comunitarios, llegan a nosotros para compartir temas y clases de nutrición, ejercicio, educación para padres, entre otros. ROSAesROJO se presentó un día, invitándonos a formar parte de “El Camino Rojo”. Cuando leí la descripción del programa me llamó mucho la atención la parte de pensamiento positivo y salud emocional porque sentí que era justo lo que necesitaba. Siempre se habla de el buen comer y del ejercicio; sin embargo, me agradó que se preocupaban también por mi salud mental.


Mi gran necesidad de enfocarme en mi salud mental, hizo que fuera descuidando ahora la salud física. Me encantaban los ejercicios para pensar positivo. Sin embargo, me costaba mucho aceptar que también era importante cambiar mi alimentación. Fue muy difícil para mi. Al final, todo lo que escuché, leí y aprendí me cayó como un balde de agua fría. Ahora estoy muy consciente de todo lo que “alimenta” a mi cuerpo, mente y espíritu, ya sea comida o sentimientos o emociones negativas. Hoy sé cómo reconocerlos, manejarlos y ponerlos a mi favor gracias a ROSAesROJO.


Después de terminar “El Camino Rojo” no he dejado de aprender. ¡Al contrario! Escucho semanalmente el Podcast SuperVive con Aideé y Paco. Además de aprender, lo puedo compartir con toda mi familia. Hubo un episodio que llegó a mi en el momento que más lo necesitaba. Este episodio hablaba sobre qué hacer después de un diagnóstico de salud difícil. Apenas lo acabé de escuchar se lo mandé a una amiga muy querida, que recién la habían operado de la tiroides. El impacto que tuvo en su vida y recuperación fue muy bueno. ¡Los invito a escucharlo!


Ese mismo episodio del Podcast se lo mandé a mi madre, pues recientemente le habían encontrado un tumor muy cerca de la yugular. Tenían que operar a mi madre, y como en toda cirugía, existe un riesgo inherente , pero en esta cirugía (por la cercanía del tumor en la arteria que lleva sangre al cerebro) se corría el riesgo de que perdiera movilidad en la mitad del cuerpo y el habla. Gracias a Dios todo salió bien en la cirugía...el enfrentarnos ante un diagnóstico de una enfermedad poco común nos llenó de miedo , y ese episodio de podcast en especial nos ayudó tremendamente.


ROSAesROJO es una organización muy bonita que me ha enseñado tantas lecciones. Estoy muy agradecida con Dios por haber podido ser parte de “El Camino Rojo” porque definitivamente te cambia la vida...claro, si tú estás dispuesto. Te van a dar todas las herramientas necesarias, pero depende de ti y si estás dispuesto a abrir los ojos. ¡Éstos cambios en tu estilo de vida harán la diferencia!