Rosa es Rojo es Rebelde

Autor: Aideé Granados


Rosa es Rojo nació como una corazonada. Me encantan las mías. Y he aprendido a hacerles caso.


Un día, en medio de quimios para tratar mi cáncer de mama, comencé a marearme. No era el medicamento. Era algo mas. Mi cabeza daba vueltas al darme cuenta de la cantidad de mal-información y mala-formación que existía (y existe) alrededor del cáncer de mama.


Poco a poco iba aprendiendo, de buenas fuentes, sobre cómo “sobrevivir” al cáncer y cantar victoria, y algunas cosas que me decían en el hospital, o leía en los libros que me regalaban, o veía en revistas y publicidad, nada más no encajaba con estar mejor. Todo lo contrario. Los “lazos rosas” por ejemplo, me los topaba en muchos lugares e investigando un poco me di cuenta de que quien decía apoyar la cura, realmente estaba promoviendo la enfermedad. Qué confusión. Y qué abuso.


Fui concluyendo que el “rosa” alrededor del cáncer de mama no era para mi. No significaba aquello que yo necesitaba para salir adelante y vivir muchos años más. Yo necesitaba un…¡rojo! Un rojo despampanante, brillante, loco, agresivo inclusive. Todo lo contrario al rosa.


Y una mañana volteé y le dije a mi marido: “Rosa es Rojo”. Así es para mi. Y así decidí vivir mi viaje del cáncer y su cura.


Decidí rebelarme ante todo pronóstico que me daban. Decidí cuestionar y educarme sobre mi cáncer. Decidí elegir a los mejores doctores y confiar plenamente en ellos. Decidí también hacerle caso a mi gut feeling. Decidí probar nuevos remedios y estilo de vida bueno para mi salud. Ha sido fascinante.


Gracias al rojo, sobreviví. Y no solo sobreviví, sino que hoy vivo mucho mejor que antes. Sin duda alguna. Gracias al rojo, hoy SuperVivo.



Rosa es Rojo es Integral


Cuando comencé mi tratamiento, decidí hacerlo por un medio convencional: quimioterapias, cirugías, radiaciones. Bueno, no tuve tiempo para “decidirlo” pues fue todo muy rápido. Corrijo: no lo decidí, porque no tuve OPCIONES para elegir. Simplemente acepté irme por un método convencional.


¿A qué opciones me refiero? ¿Qué hay otras formas de tratar el cáncer que no sean las de siempre? Sí las hay, y muchos las llaman métodos alternativos, naturales o no-convencionales.


Durante mi camino convencional fui aprendiendo de lo no-convencional. Y soy una creyente de que la buena mezcla de ambos ha sido un enfoque que, en mi caso, ha traído muchos beneficios.


Existen muchos ejemplos que he leído, y que he conocido, que se han ido solo por uno de los dos caminos. Y les ha ido bien. Como dije antes, es importante educarte, escuchar a quienes son tu guía y al final seguir tus corazonadas.


También me ha tocado la dicha de vivir y conocer médicos oncólogos, radiólogos, cirujanos, que buscan un enfoque integral para curar el cáncer. ¡Me quito el sombrero! Encontrarlos ha sido mi mayor fortuna.


Rosa es Rojo quiere justo eso: darte opciones para estar cada vez mejor. Opciones convencionales y no convencionales. Tal vez quieras hacer una mezcla de ellas, o irte por un solo camino. Eso depende de ti y de lo que busques.


Estoy segura que tú sabrás cómo decidir bien y mejor.



Rosa es Rojo es Diverso


Cada persona que vive el cáncer tiene una forma diferente de entenderla, de enfrentarla o de procesarla.


A TODOS los que pasan por esto, los quiero y respeto con todo mi ser: tanto a los que sí luchan, como a los que no. A los que quieren cambiar hábitos, como a los que no. A los que van por caminos alternativos, como los que van por los tradicionales. A los que quieren mejor no pensar en la enfermedad, como los que hacen del cáncer su vida y misión.


A TODOS los admiro y los quiero. Ellos me hacen ser fuerte y agradecida día a día.


Rosa es Rojo no intenta juzgar o querer poner a todos dentro de un misma forma de SuperVivir.


Sea cual sea TU estilo de SuperVivir, ¡te doy la bienvenida!



Rosa es Rojo es SuperVivir


Rosa es Rojo te quiere SuperViviendo.


Sobrevivir puede ser sinónimo de supervivir. Y no me gustó….


Sobrevivir: “vivir con escasos medios o en condiciones adversas”.


No quiero que tengas “escasos medios”. Por eso, quiero darte opciones, información, medios, experiencias, testimonios.


No quiero que vivas en “condiciones adversas”. Todo lo contrario. Lo más opuesto a esto. Quiero darte opciones para que tus condiciones sean mejores cada día. ¡Quiero que SuperVivas!


Y SuperVivir para mi es decidir vivir al máximo, al extremo, haciendo lo que mi corazón más anhela y por lo cual se apasiona día con día. Volverme loca de felicidad es SuperVivir. ¿Qué significa para ti SuperVivir?



Rosa es Rojo es Aideé


“Luchar no es suficiente para ganar. Es el ESPÍRITU con el que se lucha lo que define la victoria”. George Marshall


Yo no tuve una “pelea” en contra del cáncer de mama. De hecho, no me gusta que me llamen “guerrera”. ¡Yo no estoy en pleito con nadie, ni con nada!


Con el cáncer tuve un viaje. Inesperado, sí. Sin embargo, ¡amo viajar!


Mi encuentro cara a cara con el cáncer estuvo lleno de cosas buenas, malas y feas. Sin embargo, al final del día, las buenas ganaron por mucho.


Podrían pensar que en este viaje perdí cosas en el camino: partes de mi cuerpo, pelo, energías, amigos. No fue así. Hoy, como nunca antes, me siento completa y llena. He sumado muchas cosas buenas, muchas experiencias, cariño de amigos y familia, y de desconocidos también.


Estoy agradecida por esta experiencia. Suena loco, lo sé; sin embargo es más lo que he sumado que lo que he restado.


A veces me surge la pregunta, ¿porqué estoy tan agradecida? Primero que nada porque pude ver como Dios me ayuda y me trae de vuelta para vivir plenamente una vida que hoy estoy re-descubriendo y disfrutando. Segundo, porque mi familia y amigos están aquí, especialmente Nathan, mi esposo, y mi hija María Andrea, quienes son mi soporte y motivación en cada momento, a cada paso. Tercero, porque tengo un tesoro en mis doctores: seres humanos antes que médicos, confiables, al igual que todo su staff. Cuarto, porque antes del cáncer yo no tenía idea de lo mucho que era capaz de hacer y vivir. Hoy, pues ¡tengo una mejor idea de lo que soy capaz! Y aún me falta mucho por descubrir.


Viendo hacia atrás aquel viernes de marzo del 2013, cuando recibí la noticia, puedo decir que sí soy diferente. Soy diferente porque decidí cambiar muchas cosas que FORMAN a mi cuerpo y FORMAN a mi alma.


Y esto me lleva a pensar en mi nueva palabra favorita: RESILIENCIA, que para mi significa cómo desintegrarte totalmente para renacer siendo una nueva y mejor persona. Ahora sí, me confieso: ¡me gusta mucho más esta “nueva Aideé”! ¡Es la onda!



Rosa es Rojo NO es sólo cáncer


La idea de SuperVivir es para todos y no tiene fin.


Aún cuando Rosa es Rojo parte de mi experiencia con el cáncer de mama, la información que contiene no es solo para los enfermos de cáncer, para los supervivientes de cáncer, o para quienes cuidan a personas con cáncer.


Rosa es Rojo va para todo aquel que quiere tener opciones para vivir al máximo y tomar decisiones para estar más saludable, y por ende, mas feliz.


Es mi deseo que Rosa es Rojo ayude a muchas personas.



Rosa es Rojo NO es miseria


Esto me encanta. Durante el tiempo que vivimos el tratamiento del cáncer, todos en la familia hicimos un plan: no enfocarnos en las miserias.


Algunas miserias que van con las pruebas difíciles que vivimos pueden causar curiosidad malsana: ¡qué flojera! Si quieren morbo, Rosa es Rojo no será el lugar. No encontrarás aquí cosas para que te cortes las venas llorando por la “desgracia” de otros. Lo feo y difícil de pasar por una prueba de salud es una realidad. Y es tu decisión saber cómo quieres aprovechar eso.


Mente, espíritu y cuerpo positivo.



Rosa es Rojo NO es infalible


Sí, confieso que he soñado con una vara mágica que haga mis deseos realidad.


Pero no existe. Al menos hasta ahora. ;)


Rosa es Rojo no ofrece remedios u opciones mágicas. Tampoco respuestas automáticas. Algunas ideas te van a gustar, otras no. Algunas opciones te van a funcionar, otras no. Algunas te van a latir, y otras nomás no. No es infalible.


Creo que sí existe la prueba y error, bajo condiciones controladas. Y en algunos casos, tomando un poco de riesgo. Vale la pena.


Tú, bien conectado con tu mente, espíritu y cuerpo, serás el mejor termómetro para decidir y emprender aventuras para mejorar tu salud.


Te invito a leer, estudiar, preguntar y al final, decidir por mejores prácticas que te ayuden a ser una persona mas feliz, mas plena.